¡ME LLEVA!

(Poema escrito antes de leer Letanía de la Muerte de Akemi Seiyu, pero publicado a partir de esta. Como todo lo que he escrito desde hace siete meses, lo dedico a mi adorada madre, q.e.p.d.)

Uno no se lleva al morir
nada más que lo puesto,
eso dicen y ahora sé
que tal afirmación es falsa.

En cuanto te fuiste
te llevaste todo
y hoy
el silencio
es mi impuesto.

Cargaste en tu féretro
más que un cuerpo bendecido;
allí iba todo lo mío:
mi origen, mi mundo,
mi hogar, mis secretos,
mis logros, fracasos,
dichas y momentos,
amores, ilusiones,
mi denuedo.

Fuego y viento se llevaron
mi razón de ser,
mi razón para creer,
mi razón de vivir
y en cambio dejaron
esto:
cenizas, espectros, aaaaaaaaaayes,
cantos de cucú nostálgico,
anuncios de días
nuevos siempre
huecos.

Vacío, sin embargo pleno
de soledad pletórico
de silencio ungido
por tu ausencia
siempre presente.

Es mentira la conseja.
Cuando uno muere se lleva
cuando menos algo
aun arrebatando nada.

Pasos, aromas, voces...
Todo.
Todo te lo llevaste.
Besos, abrazos, caricias,
calor, diálogo, entrega.

Hoy apenas quedan
heces, rescoldo, resabios,
imágenes, coss tan inertes
como tú o como yo
ahora.

Mechones, miradas capturadas,
Eso
queda
y el corazón
dolorido, palpitante,
bombeando añoranza.

Me dejaste
(lágrimas)
al por mayor y las risas
te llevaste
al irte sin prisas;
y grimas y desvelos
me trajiste.

Pues aun muerta no te fuiste del
todo tu recuerdo
ése
queda
de cuando me llevaste
acá, acullá no más allá
como ahora
hacia la nada
desde la nada
para siempre.

3 comentarios. Click aquí para comentar.:

Y yo que pensé que tenía muchos blogs!!, amigo, gracias por visitarme, la música de este blog es una maravilla, Dios!!! mis respetos por ese amor en poesía para su madre, imposible que se vaya, mientras vivimos, aún queda en la tierra, ele xistir de los seres queridos...un saludo, Jayja

He vuelto a releer su poema y quería decirle algo porque lo he vivido en alma, mi madre de crianza -tia-abuela, hace 20 años me dejo y se fue a otra dimensión, sin embargo por amor inmenso que sentía, pasando por mil facetas, desde soledad, e incomprensión, puedo decirle amigo, que no necesita estar ella viva para que mi amor por ella exista!!!, que en cada cosa que existe vivo, existe ella, en cada cosa hermosa esta su hermoso e imborrable recuerdo, y en cada alegría mía, ella seguro sonríe, llegue a la conclusión que yo soy su obra, su continuación, y que ella sufriría si acá sufro yo, entonces por ese amor, he optado por reír y ella ríe conmigo, he optado por amarla y ella goza de mi amor, eso no me cabe duda he aprendido a dejar la añoranza de tenerla a pesar de hacerme tanta falta, y no aprendí esto ahora, sino casi poco luego de ella no existir, de lo contrario el dolor mio era inmenso y así sería el de ella, sólo os voy a preguntar, si vos tiene un hijo, no sé, o tuviera, póngase en ese lugar, le gustaría el día que usted no este, verlo reír o llorar?, la respuesta es sencilla, una madre o un padre, nunca desea ver sufrir y llorar un hijo, empiece a conocer el camino de amarla, amarla, y amarla aún aunque ella no esta, en esta tierra...aprendí a tenerla así, a amarla así, a respetarla aún más así, a pedirle perdones y mandarle besos, y créame, ha sido maravilloso, porque mientras yo exista, ella estará viva en mí...

cada vez que vengo y veo su constante amor por ella, y hasta su tristeza me acuerdo de la tristeza de perder a mi madre de crianza, sin embargo o juro, se aprende a amar, sin tenerla, os juro, que el dolor se va, sólo queda el amor y la inmensa nostalgia con eso si hemos de cargar, un saludo, jayja