PETULANCIA

http://amandacampagnoli.files.wordpress.com/2010/07/petulancia.jpg

¿Y a ti quien más, aparte de mí,
te ha dicho que eres tú
quien habita estas palabras
noche y día?
Aun si fuera cierto, mi corazón no miente,
no te envanezcas niña mía,
que las pobres no valen para tanto
ni tan poco es su precio
como para no ser comparadas
con las de otro,
tal vez por famoso menos necio,
y el instante menos pensado
otros ojos, que no los tuyos
ni los de cualquiera otro
imbécil lejos de tu lado,
podrían hacerse a la idea
de que cada una son los pasos
de un acoso obsesivo,
de un asedio incesante
de un loco poeta depredador
que solo
espera
el momento justo
para atrapar a la marta
con cuya piel ha de coser
la fina estola para su alma.
¡Serás menos y una más, mi alma,
que aun cuando como tú
hay, ay, pocas martas,
Marthas en cambio abundan
y sus nombres y apellidos redundan
y recuerdan la extinción de mis sentidos.
Así, ¡linda hermosa!, no te sientas ¡bomba!
única,
ni acosada ni abusada ni vejada;
mejor goza mis palabras,
como de quien vienen tómalas,
tírate en el lecho,
no las temas en su tímido furor;
hazlas tuyas, pues son seña
de un puro y limpio amor,
de la incondicional entrega
de un alma atribulada, 
ruidosa, mente enamorada,
que a tu ser hará, hace y un día hizo
este pobre loco de la vega
por causa de un solo hecho:
te quiso
te quiere
te querrá
siempre.


0 comentarios. Click aquí para comentar.: