DELIRIO FEBRIL


(Incluido en mi poemario "Redenciones" en preparación.)
30 de junio de 2012

Ni aún en medio de la fiebre
esa que me causas en ocasiones
suelto el lápiz,
el que obedece necio a estos dones
de hacer de la letra testimonio
de cada uno de mis intentos
por hallar el amor entre tu ausencia
o de ausentarme de tu vida
en un arranque de condescendencia.

Aquí estoy ahora
solo
enfermo
me siento morir
con alta temperatura
con esos grados que anuncian
el consabido y recurrente delirio
de las gigantescas bolas
ya de estambre y espuma
que asedian que me encierran
arrinconan mi conciencia
en el plano ardiente callado desierto naranja
recorrido solamente,
sin viento añadido al ánimo,
por la momia que, impertérrita, impoluta,
se aproxima a la falsa calma de un oasis...
pero nada más se aproxima,
pues entonces una monja motociclista ¡puta!
cruza repentina, velozmente
la escena levantando arena, haciendo zanja,
dando entrada a la negrura;
y vuelta a empezar
con las bolas
las que asedian que me encierran.

Aquí estoy ahora
en el lecho
solo
enfebrecido
con el hielo de tu indiferencia
enfriando ideas y pensamientos,
mientras el ahogo acomete
repentinamente mi garganta
sin llanto
y teniendo en la boca
del estómago sin apetito
vacío,
esperanza hecha nudo.

Tal vez fallezca esta noche,
habiendo desangrado
internamente
mi blancura de inocencia tardía
en el verdor de tu cándida pupila;
o tal vez mañana,
por obra y gracia de alguna parusía
aún amanezca
para tu alegría.

Moriré, sí, una vez,
un día.

2 comentarios. Click aquí para comentar.: