UNA Y OTRA VEZ

10 de junio de 2013

He decidido dejarte en paz,
no tanto porque tú lo hayas pedido
ni porque yo a ti haya renunciado,
simplemente ya no puedo más.

El cansancio de amarte me ha rendido
como no imaginé nunca y tú estás,
sin embargo, tan fresca, ¡quieres más!;
y yo quiero por tus besos sentirme renovado.


Entre tus brazos y tus piernas me aprisionas.
Tus miradas son tizones que enardecen.
Con cada embestida mía te abandonas.

Mis manos, oh, solo a tu piel obedecen
Tu carne con mi carne eslabonas
y una y otra vez nuestras almas así verdecen.

0 comentarios. Click aquí para comentar.: