A LA BÚSQUEDA DE MÍ

01 de abril de 2014

Buscar hoy es sinónimo de perderse
en la marca,
guglear es acto de perderse
anónimo dato
entre los océanos de información.

Gugleo mi nombre
como quien se pone a la búsqueda de sí,
recorriendo la lista de los heridos,
la lista de los fallecidos,
la lista de los hallazgos
y noto entre fotos y referencias
que como semilla lanzada a la mar
mi persona va perdiendo de vista el horizonte,
dejo de ser grano de arena
para ser un destello más
cautivo entre las crestas de tus anhelados senos.

Distraído en sobrevivir,
voy perdiendo cartel
en el historial de búsquedas;
me atomizo en 0.60 segundos
en la forma de 37 millones
cuatrocientos mil resultados
entre redes y blogs y colaboraciones.

Sin querer ser uno más
me hago uno menos.
Queriendo ser el único
me hago cómplice del olvido de mí mismo.

Siembro en el viento palabras,
verdes palabras,
sin garantizar al tiempo su germinación.
No hay la jardinera que las cuide,
que las pode, abone, reproduzca.
Se marchitan entre los silencios.
Se confunden con las sombras.
Van quedando solas,
muy solas, intraducidas
en el solipsimo de mi propia búsqueda.

Busco dentro y fuera de mí.
Me encuentro.
Soy nada más Nada,
puntual vaga referencia.


0 comentarios. Click aquí para comentar.: