Reducto

31 de marzo - 4 de abril de 2015
He quedado reducido
a sobrevivir en el rincón,
el más apartado del reducto de los recuerdos
entre las paredes de la casa,
donde mora el olvido de los otros
con aspecto de rostros pendientes
asomados a la terraza de la existencia,
siendo interna rima de vencidos combatientes:
sombras prisioneras en retratos;
en la calle de los girasoles temblorosos;
en el número de nomenclatura casi anual
a la que resta el cuarto múltiplo de nueve;
en la florida colonia que andara mi infancia.
En la era cuando dicen que México se mueve.
Y aquí estoy, muriendo poco a poco,
sin mendrugo ni sal,
con apenas unas cuantas gotas
lágrimas de la miel de tu memoria
saciando la salud de mi precaria,
mi nunca escrita historia.
¿Todo por qué?, me pregunta Tiempo.

Esta ansia mía de nombre Soledad
me abarca
                me absorbe
                                   me ata
                                             me adormece
                                                                   me ama y mata
cada hora de cada día;
y su cómplice, Poesía,
                                    me seduce
                                                     me confunde
                                                                           me posee
                                                                                          me obliga y compromete
cada pensar y sentir,
haciéndola creerla mía en el terco
en el terco ejercicio voluntario de mi libertad.

En este blanco rincón, el sueño
amanece y oscurece con tintes de verdor de antaño.
Los silencios son eco que elonga al enunciado
y los signos acechan con el sigilo de los gatos.

He quedado pues limitado
sin ingresos
                   sin eso que los demás titulan "trabajo"
                              sin beneficio
                                                  ni mina
                                                              ni sin dulce ingenio
                                                                                  siendo sin embargo
sonámbula nimba ilusión que deambula
entre estas paredes de la casa del olvido de los otros,
bajo este techo de pesares fantasmales,
en el rincón más hondo de la casa de los tristes girasoles;
abrasado entre las putas líneas de versos apretados como piernas
abiertas y dispuestas a recibir de mi pluma la necia tinta
con la cual anegar el vejamen de su poético cuerpo
que mi deseoso afán ansía.

¿Feneceré entonces, así, abandonado en mi estancia,
con gesto de murmullo palpitando complacencia,
entre las cortinas del velamen naufragado,
en calidad de fantasía llevada por el ancla de la voluntad
al fondo de la noche oceánica
                                                —ese verde tablado imaginario—,
                                                                                                        querencia
donde ya he quedado quedo y solo
cual sospecha flotante de lo que de mí queda
solo siendo solo poema solitario?

0 comentarios. Click aquí para comentar.: