Extinción

13 de febrero de 2014
Abierta tú en dos
cuerpo y alma
te me ofreces
res amorosa en canal;
los labios húmedos, ardientes,
trémulos acaso por la acción
de mi punzante pluma,
la que en ti se adentra
para hacer de tus entrañas ríos
y a mares extraer de ti en la ocasión.

A pedir de boca
te me entregas sin mientes
y yo ipso facto con mi lengua dicto,
escribo el incesante verbo salado
con el cual me allego al punto y trazo tu final
haciendo de este afán
indiscutible contrato carnal.
Pero te prevengo: tiene de dominio extinción.

Así en el tajo de tu vida
mi pluma introduzco y entinto
con el amargo almizcle del deseo.
Luego, en el pliego inguinal de tu silencio,
suscribo la razón por la que estaré
en tu interior un día quedo
extinto.

Comentarios

Entradas populares