Primera dama

16 de septiembre de 2015

Foto: Facebook (perfil oficial)
Recuerdo aquellos días
cuando de forma breve y fugaz
pasabas frente a mi escritorio,
ese abierto rincón en la televisora.
Me parecías viento que se cuela
luz asomada por las rendijas del sueño.
Solo eso hacía mi fantasía:
Tú, yo, tu andar mi dueño.

Pero el tiempo pasa y la vida
acomoda a cada cual en su sitio.
A ti te hizo mi primera dama.
A mí me puso la etiqueta
del olvido, me vistió de insulso poeta.

Desde entonces y aun antes
sin mediar historias o novelas,
fuiste y has sido de mis andanzas
la fulgurante dueña,
gaviota que a mis playas anuncia
la cercana posibilidad de ser
en el verdor de tu mirada
poco más que náufrago o anacoreta,
palma en la isla de tu indiferencia,
solitaria vereda que se pierde
ay en la angélica rivera
de mi florida villa.

0 comentarios. Click aquí para comentar.: