Muerte y rosas

2 de noviembre de 2015
Muerte que rozas mis ansias
en la víspera del fin de mi poesía,
me dices querer hacerte mía
y me sonríes y mi vida escancias.

Muerte, a tu frío ardor deberé gracias
cuando, llegado el aciago día,
tengas a bien adentrarme en tu vía
y fundir tus huesos con mis carnes lacias.

Muerte, acepta estas rosas,
perdona a este pobre diablo
que hoy descansa bajo las losas

de tu verde mirar, santo retablo,
donde al amar me hundí con prosas

para renacer verso cual el que hoy hablo.

Comentarios

Entradas populares